Pan de muertos

Tradición mexicana

Cada año los días 1 y 2 de Noviembre celebramos a nuestros difuntos con este manjar, obra maestra de la panadería mexicana.

 

La tradición de la elaboración del pan dedicado a los muertos se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España. Cuentan que era un ritual en el México de antes de la conquista que una princesa fuera ofrecida a los dioses, su corazón aun latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella. Así surgió el pan de muerto.